Prensa

“ There might not be a lot science behind the music, but it certainly has body and soul. Rivorecords is all about classy packaging, superior sound and tested material interpreted by true artists. It’s the classic sound of Blue Note coming from Buenos Aires”.

Jakob Baekgaard / allaboutjazz.com

                                                                                                                                            

 

EL MAÑANA CONTINÚA                

Hay productores (Philippe Ghielmetti, Nils Winther, Giovanni Bonandrini, Gerry Teekens, por mencionar algunos contemporáneos que ahora acuden a nuestra mente) cuyo oficio no solo es su modo de expresión sino que son responsables, en gran medida, de que aun existan, entre otras cosas, grabaciones, tendencias incluso y, desde luego, público. En relación con ellos, debería valer lo que Miles dijo en una ocasión respecto de Ellington: que todo músico debería rendirle tributo siquiera una vez en la vida. Mucho de lo anterior puede aplicarse a Justo Lo Prete, responsable de Rivorecords, cuya sencilla premisa, como escribió algún crítico, es grabar standards con músicos excelentes y en condiciones técnicas óptimas. Las siete referencias lanzadas en 2012 rayan a gran altura. Por meras cuestiones de gusto, este cronista se inclina por dos: Segment (Rivorecords RR-12), a nombre del pianista Francisco Lo Vuolo con la compañía de Cristian Bortoli en contrabajo y Eloy Michelini en batería, y Serenade In Blue (RR-11), de la también pianista Paula Shocron con Juan Manuel Bayón en contrabajo y nuevamente Michelini en batería. Más “boppero” el de Shocron, con reminiscencias de Al Haig y el último Lou Levy en su agilidad, más clásico el de Lo Vuolo, con un sentido del swing si se quiere más ortodoxo y aun así cierta heterodoxia a lo Elmo Hope (su extraordinaria versión de My Funny Valentine es un buen ejemplo de ello), ambos conjugan sentimiento, buen gusto y mesurada emotividad, como si llevaran en esto muchos más años de los que tienen. La propia Shocron firma también Warm Valley (RR-17), éste al alimón con Mariano Loiacono en fiscorno (que los argentinos se empeñan en llamar flugelhorn) y la compañía del ubicuo Michelini y Jerónimo Carmona en contrabajo. El resultado es un disco atemporal, con una Shocron más percusiva que en el disco anteriormente reseñado, más agresiva incluso, pero siempre soberbia (por ejemplo en Elvin, una composición que le pertenece y que sin duda debió de escribir imaginando que caminaba por la Calle Cincuenta y dos) y un Loiacono que extrae de su instrumento un sonido duro, rotundo, que huye de la morbidez que a menudo tienta a tantos fiscornistas pero sin perder melodiosidad. Gran disco, como no lo es menos Light Blue (RR-14), a nombre de  Ernesto Jodos, escoltado en esta ocasión por el solicitadísimo Jerónimo Carmona y Pepi Taveira. Entre las composiciones que el trío interpreta, destacan tres pertenecientes a otros tantos “raros” del piano como fueron Monk, Waldron y Herbie Nichols: Light Blue, Fire Waltz y Step Tempest respectivamente. En ellos, como en My Old Flame, Jodos prolonga las líneas melódicas o las interrumple para reflexionar sobre lo expresado, pero a partir de los elementos que la propia melodía ofrece. Magnífico disco en el que los matices, por si hace falta señalarlo, no abandona ni por un instante los coordenadas del jazz.

Pero Rivorecords no graba solamente a pianistas, sino que en 2012 nos obsequió también con sendos discos de tres saxofonistas de primer orden. Ellos son The Inch Worm (RR-13), doble a nombre de Carlos Lastra, que interpreta el tenor y el soprano y cuenta con el apoyo de Francisco Lo Vuolo, Cristian Bortoli y Sebastián Groshaus; Our Song (RR-16), de Gustavo Musso, que esta vez cambia el tenor por el alto y es secundado por Lo Vuolo, Carmona y Eloy Michelini, y Heart to Heart (RR-15), de Ricardo Cavalli con Guillermo Romero en piano, Carlos Álvarez y contrabajo, el citado Michelini en batería y nada menos que el maestro George Garzone. Si el primero es un sentido homenaje a Art Pepper con un Musso que se interna en la poética de éste hasta hacerla suya, en los otros dos sobrevuela en todo momento el espíritu de John Coltrane, más evidente en el caso de Lastra, con una voz más personal en el de Cavalli-Garzone, no sólo porque hay momentos en que Rollins hace acto de presencia, sino porque ambos poseen el nivel suficiente para emprender viajes lejos del abrevadero. Brillantes en cualquier caso.

Jonio González

                                                                                                                                   

 

Rivorecords, una de los mejores noticias en el mundo del jazz local, ha logrado, en su hasta ahora breve existencia, generar un catálogo de rara homogeneidad. Con un par de preceptos sencillos -grabaciones sin artificios y de calidad inusual, respeto por las estéticas de los artistas  y por un objeto en el que todo cuenta, desde el sonido hasta la tapa y el diseño- este sello dedicado a discos de músicos de jazz argentinos puestos ante el desafío de tocar standards, cuenta con varios CD notables y con mucho del mejor jazz actual”.

Diego Fischerman / Página 12

“Cultura & Espectáculos”, miércoles 8 de mayo de 2013

                                                                                                                                 

Round two for Rivorecords – superb albums on new label
“Late last year we celebrated the arrival of a new independent, strictly jazz-oriented label, which made its debut with three simultaneous outstanding albums, Paula Shocron’s Our Delight, Mariano Loiácono’s What’s New? And Carlos Lastra’s A Child is Born. Now, just a few months later, there is still more good news, for Rivorecords has just released two more great albums, this time by saxophonist Gustavo Musso (Our Song) and by Paula Shocron and Mariano Loiácono (WarmValley)”

Miguel Bronfman / Buenos Aires Herald, March 22, 2012

 


“Un sello de jazz argentino e independiente ya es una noticia en sí mismo… Cada uno de ellos es un objeto cuidadísimo, con una gráfica impecable…Y el sonido sea el mejor escuchado alguna vez en discos de jazz argentinos…”
Diego Fischerman / Página 12

 


The echoes of good ol´ jazz resonate with force

An indie label has just released three albums which prove -shall we say it?- little gems
“Rivorecords, a new independent jazz label, has just been born, with three brand-new albums already in the racks (“Our Delight”, “A Child Born”, and “What’s New”)… these three works share a clearly defined aesthetic approach: well-cared editions, great recording quality, direct takes with no over-recordings, the spontaneity of live a setting; cool art, black and white pictures of the musicians in the studio, and a repertoire from the universal catalogue of jazz standards. Which, in this case, includes more modern compositions, from the 1950s onwards”.
A Child is Born, by saxophonist Carlos Lastra; Our Delight, by pianist Paula Shocron; and What´s New?, by trumpet player Mariano Loiácono, can be considered as a whole, or as the initial phase of a comprehensive series. After a good listen, it´s difficult to imagine a better presentation card than these three albums. The only question –until the label´s next releases– is whether or not there will be room  for original music. We presume there will be. Safe as it may be to kick off with three albums of standards, the records´ quality cannot be taken for granted and, even less so, dismissed: these three albums, to put it bluntly, are great jazz recording that any serious listener should get.
“All in all, these three albums are simply delightful: great music, great performances, respect and grit, aggressiveness and refinement”.
Miguel Bronfman / Buenos Aires Herald


“Rivorecords, creación de un aficionado en toda regla como Justo Lo Prete, no sólo acaba de irrumpir en el panorama jazzístico sino que lo hace con una propuesta inusual: la revisitación de standards, de Berlin, Rogers y Hart o Carmichael a Ellington, Monk, Dameron o Thad Jones. Si una de las características de los nuevos músicos de jazz, no sólo en Argentina, sino en Chicago, Nueva York, Italia, Francia o Finlandia (focos de los que parten ahora mismo las propuestas más interesantes), es su énfasis en la composición, Rivorecords, o Lo Prete, opta por poner a prueba a sus artistas enfrentándolos con la tradición. Los primeros en aceptar el desafío (¿o a estas alturas habría que llamarlo ordalía?) han sido el trompetista Mariano Loiácono (What’s New), la pianista Paula Shocron (Our Delight) y el saxofonista tenor Carlos Lastra (A Child Is Born). El resultado, en los tres casos, es por demás satisfactorio, y en el de Loiácono y Shocron, excelente”.
Jonio González / Cuadernos de Jazz